4 de diciembre de 2022

Haitianos hacen zafra con cédulas falsas

Cuando retornó al país el año pasado, un dominicano residente en Suiza fue detenido en el aeropuerto,  sin saber en ese momento por qué se le apresaba.

Duró detenido dos días en el organismo antinarcótico hasta que se comprobó que no había cometido delito, sino víctima de la suplantación de su identidad por un acusado de narcotráfico. Mientras se indagaba que era el dueño de los documentos que presentó, tuvo que pasar por esa traumática experiencia que trastornó sus vacaciones.

Estaba radicado en Suiza desde los seis años, y nunca sacó cédula de identidad y electoral. Había venido varias veces a República Dominicana, pero en su  último viaje, en el 2021, fue arrestado en el aeropuerto por la  Policía Internacional (Interpol), diciéndole que lo buscaban por delitos vinculados al narcotráfico internacional. 

La fiscal Esther González, representante del Ministerio Público ante la Junta Central Electoral (JCE), dijo en una entrevista en su despacho en la Dirección de Seguridad de la Junta, que el hombre tuvo que durar casi dos meses en el país esperando el resultado de la investigación.

 Este es uno de los 1,600 casos de suplantación de identidad que investiga el ministerio público adscrito a  la JCE.

La unidad, que  lleva un año de funcionamiento, fue creada mediante acuerdo entre el órgano electoral y la  Procuraduría, con el objetivo de enfrentar las infracciones en el registro civil.

Los haitianos

Según explicó la fiscal adscrita a la JCE, Esther González, la mayoría de los suplantadores son de nacionalidad haitiana. Indicó que entre las modalidades están las declaraciones tardías solicitadas  por madres extranjeras que necesitan que figure un dominicano como padre de su hijo.

Sostuvo que dan un dato falso haciéndose pasar como padre de ese menor y  luego se determina que le estaban haciendo un favor o  lo hacían por paga. “La nacionalidad que ha prevalecido en las suplantaciones es la haitiana. Los haitianos utilizan todo tipo de trámite”, acotó.

Expuso que los casos de dominicanos son mínimos.  “Es un problema muy serio, porque la identidad es un tema de seguridad nacional”, enfatizó la fiscal.

González puntualizó que a veces fallecen los niños y hay padres que no registran la defunción y esa documentación la utiliza un tercero.  Alertó que los suplantadores suelen usar documentos que no están en movimiento, y que por eso también se investiga a empleados.

Otras veces, la propia madre ha cedido el acta de nacimiento de un hijo “por dinero, o por pena”. Han detectado también matrimonios falsos, personas que realmente no están casados, y  pagan para conseguir un acta.

Otra forma, las defunciones falsas. Intentan declarar a una hija, diciendo que no pueden llevar a la mamá porque falleció, y presentan un acta de defunción, aún estando  viva.

CÓDIGO

La sanción penal

Los sometimientos son sustentados en los artículos 13 y 14 de la ley 8-92 sobre cédula, y en los 147 y 148 del código penal. Conlleva hasta 10 años de prisión.

CASOS

Los municipios

En cuatro lugares, han sido detectados 416 casos desde noviembre de 2021: 256 en los municipios Tamayo y Vicente Noble; 102 en Hato Mayor y 58 en Elías Piña. .

PRISIÓN

Condena 5 años

En el primer año se han sometido a 12 personas por suplantación de identidad y falsedad de datos, en el Distrito Nacional, provincia Santo Domingo, Santiago y Hato Mayor. En esta última se logró condena de 5 años a un suplantador, que registró hijos con una persona fallecida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *