4 de diciembre de 2022

Dominicana que participa de la misión James Webb y describe imágenes como “Súper fascinante”

La misión más importante hasta ahora de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) ha logrado un hito: capturar las imágenes más profundas del universo. Estrellas y polvo fueron congelados en las primeras fotografías públicas del telescopio espacial James Webb.

En los equipos está una dominicana que desde 2014 ha trabajado para la consecución de este logro histórico que comenzó con el lanzamiento del aparato el día de Navidad de 2021. 

Aún muy emocionada y orgullosa por las observaciones del telescopio, Scarlin Hernández conversó con periodistas de Listín Diario sobre la experiencia vivida desde el laboratorio espacial estadounidense.

“Como ganar el campeonato de béisbol, fue algo increíble, había muchas emociones”, así fue el ambiente en las oficinas de la NASA cuando todo el equipo logró ver la primera imagen que fue hecha pública el pasado 11 de julio en un acto celebrado en la Casa Blanca por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

La experiencia de quienes participaron ha sido una montaña rusa cargada de trabajo duro, pero con resultados satisfactorios y que son motivo de orgullo. El estrés, en palabras de Scarlin, ha valido la pena, pues todo lo observado en la fotografía que recoge miles y miles de galaxias de hace tres mil millones de años es descrito por la joven como “súper fascinante”. 

Hemos podido ver detrás del polvo y la niebla con el instrumento infrarrojo desde el observatorio y ver lo que está ahí”, cuenta con brillo en los ojos porque la precisión del telescopio más potente de los últimos tiempos ha sido el doble de lo esperado y requerido para la misión.

Hernández, quien es ingeniera espacial, dijo que lloró al ver hasta donde habían llegado. Los sentimientos, reflejados en el tono orgulloso de su voz, no son para menos si desde hace casi ocho años ha estado participando de todo el proceso con el desarrollo de códigos para comandar y controlar las actividades de los sistemas de la nave espacial en órbita.

Después de meses de prueba, la última vez que estuvo con el telescopio antes de su salida al espacio exterior, el 25 de diciembre de 2021, sintió que se despedía de su bebé, uno que permitirá descubrir todo lo que hay fuera de este planeta.

Quien cree que es “imposible que estemos solos aquí”, reitera que con esta operación se aprenderá más del universo, cómo nacen las estrellas, la evolución de las galaxias, las curiosidades del sistema solar y el origen del universo.

¿Trabajo sencillo?

Desarrollar y probar códigos para el subsistema de control de despliegue de la misión, así como también para comandar y controlar desde la tierra las actividades de los sistemas de la nave a través de una computadora y viendo todo un espectro, son algunas de las funciones que desempeña Scarlin, quien además dirigió varias pruebas previo al lanzamiento del aparato. 

Hernández, originaria de Cebú (municipio Jánico, en Santiago), está orgullosa de representar esta media isla en el Caribe y aportar al proyecto, demostrando a la humanidad la capacidad de esta nación dentro del mundo “y fuera también”.

El observatorio espacial de aproximadamente diez mil millones de dólares está diseñado para expandir los éxitos científicos del telescopio Hubble, lanzado en 1990.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *