27 de noviembre de 2022

Partidarios de la teoría conspirativa elevan a Trump al estatus de mesías

Después de coquetear con QAnon durante años, Donald Trump ha adoptado abiertamente esta infundada teoría de la conspiración, incluso a medida que en la vida real aumenta el número de hechos aterradores relacionados con ella.

El martes, utilizando su plataforma Truth Social, el expresidente republicano reenvió el mensaje de otra persona, en el que aparece una foto de sí mismo llevando una insignia de una Q superpuesta con la frase “The Storm is Coming” (“Se acerca la tormenta”).

En la fraseología de los seguidores de QAnon, la “tormenta” se refiere a la victoria final de Trump, cuando él supuestamente recuperará la Casa Blanca y sus oponentes serán llevados a juicio, y potencialmente ejecutados en vivo por televisión.

En momentos en que Trump pondera presentarse de nuevo a unas elecciones presidenciales y participa cada vez más proactivamente en el proceso de las primarias del Partido Republicano de cara a los comicios legislativos de noviembre próximo, sus acciones evidencian que, en lugar de alejarse de la marginalidad política, la está adoptando.

Trump ha publicado recientemente decenas de mensajes relacionados con QAnon, en contraste con 2020, cuando se limitó a decir que, aunque no sabía mucho sobre QAnon, no podía refutar su teoría de la conspiración.

Cuando se le preguntó sobre lo que pensaba acerca de las teorías de QAnon, que dicen que el expresidente está salvando al país de un culto satánico de traficantes sexuales de niños, Trump respondió que no sabía nada sobre QAnon, pero enseguida preguntó: “¿Se supone que eso es malo?”.

“Si yo puedo salvar al mundo de los problemas, estoy dispuesto a hacerlo”, agregó.

Los mensajes más recientes de Trump han incluido imágenes en las que se refiere a sí mismo como un mártir peleando contra criminales, sicópatas y el llamado “estado profundo”. En un mensaje de finales de agosto, ahora borrado, Trump repitió un “q drop”, uno de los mensajes crípticos que los seguidores de QAnon afirman que provienen de un presunto trabajador anónimo del gobierno con acceso a información ultrasecreta.

Un vocero de Trump no respondió a un pedido de comentarios para conocer su punto de vista.

Aunque sus mensajes no se han referido directamente a esa teoría de la conspiración, Trump ha amplificado la voz de aquellos usuarios que sí lo hacen. Un análisis de The Associated Press concluyó que de casi 75 cuentas cuyos mensajes Trump ha repetido en Truth Social en el último mes, más de una tercera parte han promovido la teoría de QAnon, al compartir los lemas, videos e imágenes del movimiento. Aproximadamente 1 de cada 10 contienen frases o enlaces de QAnon en sus perfiles biográficos.

Este mes, Trump escogió una canción de QAnon para cerrar un mitin político en Pensilvania. La misma canción aparece en uno de sus videos de campaña recientes y está titulada “WWG1WGA”, un acrónimo usado como grito de guerra por los adherentes de QAnon y que significa “Adonde va uno, vamos todos”.

En internet, los partidarios de QAnon disfrutan de la atención que les ha dado Trump.

 “¡Así se hace haters!”, escribió un comentarista en un foro anónimo de QAnon en internet. La palabra “hater” describe a quien expresa cosas desagradables sobre otro o que critica sus logros, especialmente a través de las redes sociales.

“Trump reenvió memes de Q y lo volverá a hacer, más y más de ellos, una otra vez, hasta que todo el mundo lo entienda finamente. Búrlense de nosotros todo lo que quieran, no importa. Pronto, Q va a estar en todas partes”, agregó.

Una cuenta vinculada con QAnon en Truth Social escribió: “Él reenvió esto por una razón”.

El expresidente pudiera estar tratando de reunir a sus partidarios más incondicionales en momentos en los que se intensifican las investigaciones sobre su conducta y mientras se topa con potenciales rivales dentro de su propio partido, de acuerdo con Mia Bloom, profesora de la Universidad Estatal de Georgia y que ha estudiado QAnon. La especialista escribió recientemente un libro sobre el grupo.

“Son personas que han elevado a Trump a un estatus de mesías y en este momento solamente él puede frenar esta conjura”, dijo Bloom a la AP el jueves. “Por eso es que se ven muchas imágenes (en los espacios de QAnon en internet) de Trump representado como Jesús”.

En Truth Social, las cuentas de QAnon elogian a Trump como salvador y héroe y denuestan al presidente Joe Biden, comparándolo con Adolf Hitler o con el diablo. Cuando Trump comparte los mensajes, ellos se felicitan por haber obtenido su aval. Algunas cuentas muestran orgullosamente cuántas veces Trump ha repetido sus mensajes.

Al usar el lenguaje de QAnon para hablar directamente a los partidarios del grupo, Trump les dice básicamente que tienen razón y que él comparte su misión secreta, explicó Janet McIntosh, una antropóloga en la Universidad Brandeis y que ha estudiado el lenguaje y los símbolos de QAnon.

Eso además le permite a Trump respaldar sus creencias y su esperanza de un alzamiento violento sin decirlo llanamente, agregó McIntosh, citando su mensaje reciente sobre “la tormenta” como un ejemplo especialmente aterrador.

“Es una manera para poder apuntar a la violencia sin pedirle explícitamente”, agregó, citando su mensaje reciente sobre “la tormenta” como un ejemplo especialmente aterrador.

“La ‘tormenta se acerca’ es una clave para algo realmente tenebroso que él no dice abiertamente”, alertó McIntosh. “Es una forma para él de apuntar a la violencia sin llamar explícitamente a ella. Él es el príncipe de la negación plausible”.

Bloom pronosticó que Trump pudiera tratar luego de promover mercancía relacionada con QAnon o quizás pedirles a los seguidores de QAnon que hagan donaciones a su fondo de defensa legal.

Independientemente del motivo, dijo Bloom, es un paso insensato que alimenta un movimiento peligroso.

Una lista creciente de incidentes delictivos ha sido vinculada con personas que han expresado su adherencia a esta teoría de la conspiración, lo que funcionarios de inteligencia dicen pudiera desatar más violencia.

Partidarios de QAnon estaban entre la turba que asaltó el Capitolio el 6 de enero de 2021.

En noviembre de 2020, dos hombres viajaron a un sitio de conteo de votos en Pensilvania en un vehículo adornado con calcomanías de QAnon. Los fiscales dijeron que los individuos trataban de interferir con la elección.

El año pasado, un hombre de California que dijo a las autoridades que había sido “cultivado” por QAnon fue acusado de matar a sus dos hijos porque él creía que ellos tenían ADN de serpiente.

El mes pasado, una mujer en Colorado fue declarada culpable de intentar secuestrar a su hijo, que vivía con una familia suplente, luego de que ella comenzó a asociarse con partidarios de QAnon, dijo su hija. Otros adherentes han sido acusados de vandalismo ambiental, disparar bolas de pintura a reservistas militares, secuestrar a un niño en Francia en incluso matar a un jefe de la mafia en Nueva York.

El domingo pasado, la policía mató a tiros a un hombre en Michigan que las autoridades dijeron que había matado a su esposa y herido gravemente a su hija. Otra hija dijo al diario The Detroit News que ella cree que su padre estaba motivado por QAnon.

“Creo que él siempre fue propenso a eso (problemas mentales), pero leer esas cosas raras en internet realmente lo deprimió”, dijo al periódico.

El mismo fin de semana, un hombre en Pensilvania que había repetido contenido de QAnon en Facebook fue arrestado luego de que presuntamente irrumpió en un restaurante de la cadena Dairy Queen con una pistola, diciendo que iba a matar a todos los demócratas y regresar a Trump al poder.

Redes sociales como YouTube, Facebook y Twitter han prohibido el contenido asociado con QAnon y han suspendido o bloqueado cuentas que tratan de diseminarlo. Eso ha empujado muchas de las actividades del grupo hacia plataformas con menos moderadores, entre ellas Telegram, Gab y la propia plataforma de Trump, Truth Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *