Home

Noticias

El sueño de un niño: “verme cantando en Youtube”

No hay comentarios Nacionales Noticias

“Yo solo quiero un peque­ño celular para enviar mis clases y mis canciones”, dice con inocencia, Alan Mercedes, porque no tie­ne cómo recibir y enviar las tareas que le asignan sus profesores.

Era la mañana so­leada del pasado do­mingo, cuando pasadas las 11:00 AM duran­te un recorrido por la ribera del río Ozama, en Santo Domingo Es­te, Alan, un preadoles­cente de solo 12 años de edad se acercó y di­jo con entusiasmo ¿me vas a grabar?, a lo que la periodista respondió sonriendo “no”, y si­guió su paso.

Pero Alan no se rindió, e insistentemente siguió con su deseo de ser escuchado y dijo para llamar la aten­ción del equipo de LISTÍN DIARIO: “Yo soy artista”.

Esa mañana no se reti­ró del lugar hasta lograr su objetivo de comuni­carse con el equipo de es­te diario.

Servicio
Alan, quien vive a la ori­lla del río en una peque­ña casa con sus padres y tres hermanitos menores, ubicada en un estrecho ca­llejón del sector La Ciéna­ga, contó que se encontra­ba fuera de casa porque en ese momento no tenían energía eléctrica en su sec­tor, cosa que según veci­nos ya es normal, por las constantes interrupciones en el servicio.

Alan estaba mirando des­de lejos a sus amiguitos, quienes jugaban béisbol en una planicie, lugar que pa­ra ellos es lo más parecido a un estadio para ese deporte.

Sin una camisa puesta para cubrirse de los fuertes rayos del sol, un pantalón corto lleno de polvo y un termo vacío en sus manos, el niño comenzó a conver­sar con los reporteros y na­rró un poco de su historia.

En ese instante los demás amiguitos que estaban prac­ticando béisbol en el impro­visado play se asomaron para ver qué pasaba y con regocijo en su rostro uno expresó “ese es mi primo, yo a veces le presto mi celu­lar”, como para no quedarse atrás y salir en las fotos.

“Yo no estoy jugando en el grupo, porque hay que pagar una inscripción y mensualidad de RD$300, dinero que mis papás di­cen que no pueden pagar”, expresó un poco desanima­do sobre su exclusión de la práctica del principal pasa­tiempo deportivo de los do­minicanos.

“Yo tengo el sueño de lle­gar a verme cantando en YouTube”, dijo sonriendo y continuó explicando “a mí me gusta mucho ver a esas personas cantando, ese es mi sueño”.

Limitación
Alan está en sexto grado de básica, pero su problema principal es el poder enviar sus clases a los profesores a tiempo, ya que se le hace imposible sin un dispositivo electrónico.

“Yo lo que quiero es un pequeño celular o una ta­blet para poder enviar mis clases”, decía con un tono de voz esperanzador.

Hace un tiempo atrás uti­lizaba el teléfono de su ma­dre, pero el dispositivo se le dañó al dejarlo caer.

Luego de contar sus vicisi­tudes para adecuarse al nue­vo formato de educación, Alan volvió a referirse al te­ma que captó la atención de los reporteros en primer lu­gar. “Yo tengo el sueño de llegar a verme cantando en YouTube. A mí me gusta mu­cho ver a esas personas can­tando, ese es mi sueño”, dijo justo antes de recitar varios versos a los reporteros sin mostrar vergüenza.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *